(17-Sep-2019) Como parte de las atribuciones Constitucionales que tiene a su cargo la Defensoría del Pueblo, este martes el Defensor del Pueblo, Alfredo Ruiz, visitó el Servicio Autónomo sin Personalidad Jurídica de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia (Sepinami), ubicado en Los Teques, estado Miranda, a los fines de constatar las condiciones generales en las cuales se encuentran esta población vulnerable.

En una inspección realizada previamente por el equipo de defensores y defensoras de la Dirección de Materia Especial Atención, conjuntamente con la Defensoría Delegada del estado Miranda, se logró constatar que el Sepinami atiende un total de 255 adolescentes y jóvenes adultos, tanto masculinos como femeninos en conflicto con la ley o bajo medidas de protección.

En declaraciones a los medios, el máximo representante defensorial recordó que la institución que preside tiene como mandato constitucional la vigilancia, promoción y defensa de los derechos humanos, y es por ello, que su despacho realiza constantemente una labor de vigilancia, especialmente en los centros que atiende a los sectores más vulnerables como los niños, niñas y adolescentes, personas con discapacidad, adultos y adultas mayores.

Seguidamente, enfatizó que La Ley Orgánica de Protección de los Niños, Niñas y Adolescentes (Lopnna) ordena a la Defensoría del Pueblo estar atentos de todas las entidades de atención de NNA, entidades socio-educativas  y a las entidades de atención de los adolescentes en conflicto con la ley.

Recordó el Defensor que “es importante tener presente que como ciudadanos tenemos derechos y deberes, por ello, los padres, madres o responsables deben identificar a tiempo cuando exista actos de violencia, iniciados desde el núcleo familiar, porque es esta la acción que nos indica que luego el niño, niña o adolescente puede iniciar actividades delictivas o acarrear problema delincuencial”. 

Por último,  indicó que la labor que realiza este centro de atención de niños, niñas y adolescentes en condiciones de vulnerabilidad es importante para el desarrollo y la reincorporación de estos jóvenes a la sociedad, porque le brindan formación en diferentes áreas para el desarrollo social en deportes, actividades recreativas y lúdicas, que ayudarán a fomentar los valores ciudadanos y el respeto por los demás.  

Por su parte, Sielibeth Hernández Moreno, Directora General del Sepinami, indicó que esta inspección es parte de las responsabilidades que tiene la Defensoría del Pueblo, como integrante del Sistema de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes del país, donde debe realizar el acompañamiento y visitas permanentes a las entidades de atención públicas y privadas, para vigilar las condiciones en las cuales se encuentran las y los  jóvenes.

“Nosotros aquí garantizamos el interés superior del niño, niña o adolescente indistintamente que esté en la condición de privativa de libertad, además garantizamos la educación, la cultura y la recreación de todos nuestros jóvenes”,  puntualizó.  

Durante la visita se recorrieron las áreas de cocina, comedor y habitaciones; además se colocaron afiches en distintos espacios sobre los derechos y deberes establecidos en la Lopnna (Art. 83, 631 y 632) para que las y los adolescentes conozcan sobre esta legislación que los ampara. Estos afiches fueron elaborados como parte de un convenio entre la Defensoría del Pueblo y Unicef Venezuela.

Al culminar la inspección el Defensor del Pueblo recomendó diversificar los programas socio-productivos e impartir capacitación en áreas como computación y contabilidad, dependiendo de las potencialidades de las y los adolescentes; así como, continuar fortaleciendo las actividades culturales, recreativas y deportivas. Igualmente se comprometió a apoyar en la formación en derechos humanos, con talleres y cursos, al personal que labora en el Sepinami. FIN/PRENSA Defensoría